12 de enero de 2015

Deliciosa receta de crema de cacao y avellanas casera


La Navidad sirve para reunir a la familia que hace tiempo que no se ve, amigos a los que se les ha ido perdiendo el contaco, a recordar viejas anécdotas infantiles y juveniles, y a pasar más horas en casa disfrutando de la compañía de los nuestros. La Navidad es un tiempo de nostalgia, de recordar tiempos pasados y entre ellos, las meriendas que nos hacían nuestras madres o abuelas, en mi caso, las que me hacía mi abuela cada día cuando me iba a buscar a la escuela, incluso cuando ya era mayor y podía voler ya sola a casa, ella venía, merendábamos juntas y veíamos películas antiguas que aún hoy me recuerdan a mi niñez y a lo feliz que me hacían esas meriendas.


La que más nos gustaba, y que aún gusta a los niños de hoy, mi sobrina es una buena muestra de ello, es la del trozo de pan con Nocilla o Nutella, ¿quién no se relame el dedo después de preparar una merienda así?

Así que me puse a investigar para poder hacer una crema de cacao y avellanas 100% casera, por internet encontraréis mil y una versiones, con muchos ingredientes parecidos, pero con algunas diferencias, como puede ser el aceite que se use. En mi caso esta receta usa aceite de aceituna 0,4º, para mi uno de los más sanos que hay.

Receta de crema de cacao y avellanas casera

Ingredientes

  • 100 gr de avellanas tostadas repeladas
  • 50 gr de aceite 0,4º
  • 30 gr de cacao en polvo (en mi caso Valor)
  • 80 gr de azúcar moreno
  • 100 ml de leche entera

Preparación

  1. Primero de todo, deberemos triturar las avellanas hasta que queden muy finas. Veréis que sueltan un poco de grasa, es del todo normal.
  2. A continuación, se añadirán el resto de ingredientes (no importa el orden) y se mezclará todo hasta conseguir que se integren todos los ingredientes.
  3. Y aquí la parte más dicicil de la receta: deberemos dejar reposar la mezcla un par de horas en la nevera! Si, lo que habéis oido! Sin tocar, sin probar, sin mirar! Yo ya dejo la mezcla en un bote de cristal, tapado herméticamente.
  4. Pasado este tiempo, cojéis la crema de cacao y una rebanada de pan, exténdeis una cantidad generosa de crema encima de ella, y os sentáis para poder disfrutar de este momento y transportaros a vuestra niñez.
Espero que os haya gustado la receta, como véis, es muy fácil de hacer y el resultado es muy bueno. Es una forma más sana de comer Nocilla o Nutella, sin tantos conservantes ni colorantes. ¿Sobre el tiempo que dura la mezcla en la nevera? Todo dependerá de los que seáis en casa o de los viajes que hagáis hasta la nevera!

Si probáis la receta decídmelo, ya veréis que merece la pena!

No hay comentarios:

Publicar un comentario